Ir directamente al contenido
Bienal de Mujeres

Presentaciones

J. Doña: Proyecto SumNoviembre 2013–Febrero 2014

Título
Sum I
Año
2013
Técnica
Mixta sobre papel de 280 gr.
Título
Sum II
Año
2013
Técnica
Mixta sobre papel de 280 gr.
Título
Sum III
Año
2013
Técnica
Mixta sobre papel de 280 gr.
Título
Sum IV
Año
2013
Técnica
Mixta sobre papel de 280 gr.
Título
Sum V
Año
2013
Técnica
Mixta sobre papel de 280 gr.
Título
Sum VI
Año
2013
Técnica
Mixta sobre papel de 280 gr.
Título
Sum VII
Año
2013
Técnica
Serigrafía a 4 tintas sobre cartulina Michel

En noviembre de 2011 visité Uzbekistán, un país que me sorprendió gratamente por su enorme riqueza histórica, así reconocida por la UNESCO que ha declarado Patrimonio de la Humanidad a alguna de sus ciudades.

Al regreso del viaje encontré en mi monedero algunos billetes que me habían sobrado. No tenían valor alguno porque la moneda local, llamada sum, no cotiza más allá de las fronteras uzbekas.

Normalmente me deshago de ese tipo de billetes, pero en esta ocasión me parecieron que podrían tener un uso artístico e inmediatamente pensé en entregárselos a Jose Doña, como así hice. Mi propuesta — que evidentemente pasó a llamarse PROYECTO SUM — implicaba completa libertad en cuanto a técnica, formato, etc. El único requisito era que los billetes apareciesen de alguna manera en las obras.

¿Por qué relacioné los sums con Jose? Fue casi un acto automático. A mi mente vino una imagen de su estudio, con unos enormes cartones tirados en el suelo esperando a ser pisados por los visitantes, para luego pasar a un caballete y de ahí — debidamente tratados e intervenidos — a una galería de arte.

También porque Jose utiliza el collage tanto en sus pinturas como en sus grabados. Esa versatilidad suya en el uso de materiales y en la mezcla de técnicas, así como su maestría con la serigrafía, en su vertiente más artesanal, me hicieron pensar en él.

Estas obras que conforman el PROYECTO SUM — seis collages y una serigrafía en limitada edición del 15 ejemplares — son un magnífico ejemplo de estas características. Al mismo tiempo reflejan — tal y como reconoce el artista — que su obra está siempre marcada necesariamente por acontecimientos personales y externos y, por lo tanto, son un reflejo de su presente.

Por último, me gustaría destacar el concepto que del arte tiene Jose Doña cunado considera que los ciudadanos tienen derecho a consumir un arte digno, independientemente de su poder adquisitivo y de la situación económica del entorno. Textualmente nos dice: El arte creado no es patrimonio de los entendidos o de los que pueden permitírselo, el arte pertenece irreversiblemente al que lo observa y se beneficia de sus sensaciones.

El poder conocer de primera mano las regiones recónditas de Uzbekistán, sus gentes, las costumbres, su cultura, los paisajes y los aromas, permitirían sin duda haber trabajado no sólo desde el conocimiento de la realidad, sino también con las diversas sensaciones directas, surgidas de vivencias que quedarían adheridas en la mente y la retina. Sin embargo, la base del trabajo que he realizado, aun estando fundamentado en la misma temática, tiene un enfoque bien diferenciado con respecto al planteamiento anterior, ya que nunca visité dichas regiones y la información que personalmente de ellas dispongo es escasa por no decir prácticamente nula. Aprovechando este vacío informativo trato de realizar un trabajo onírico en el que idealizo por medio de grafismos las sensaciones que me sugieren esta remota región de nuestro planeta. El reto planteado, es finalmente la aproximación pese al desconocimiento.

De la mano de Yolanda Ochando, parte la idea de proponerme una exposición con obras basadas en aquel recóndito lugar, utilizando como material informativo unos cuantos billetes de banco de dicho país, repletos todos ellos, de detalles que simbolizan toda su atmósfera. En base a esto, he querido realizar mis obras, pretendiendo no utilizar ni disponer de ninguna otra información.

Así pues tomo la idea con entusiasmo y me planteo no ver absolutamente nada sobre ello por ningún medio. No informarme, no leer ni escuchar nada relativo sobre el lugar ha supuesto para mí un verdadero reto, ya que por el contrario de lo que pueda parecer mi curiosidad e inquietudes son infinitas!, sin embargo, esta determinación me ha permitido trabajar sin contaminantes ni falsas realidades. La idea se centra en realizar con tan sólo la inmediata referencia adquirida, sin tener en cuenta mucho más allá de lo tangible. En base a esto decido centrarme exclusivamente en los simbolismos que están impresos en dichos billetes de banco. A través de ellos percibo un ambiente desconocido y muy interesante, muy diferente a lo habitualmente conocido culturalmente hablando e impregnado de ese misticismo que caracteriza a todas las regiones recónditas.

El resultado final lo componen una serie de 6 obras originales más una serigrafía en tirada muy limitada de tan solo 15 ejemplares numerados. Los originales están realizados en técnica mixta y muy diversa, en ellos se ha empleado la serigrafía, transferibles, collage y diferentes intervenciones directas sobre cartulina de gran gramaje.